Y el deterioro de la especie absorbe la consciencia de lo conseguido, de lo logrado, de lo construido, de lo poseído. Y en base a esa posesión de lo tangible, medible… material, secuestra –casi- casi toda la actividad del ser. Se hace número: 4, 7, 10… millones.

La posesión de la materia en su versión más ególatra: en la que cada uno se siente responsable de lo logrado o de lo no logrado, de lo que tiene o de lo que no tiene. 

Todo contable –de contabilidad- y… guardable –de retención-. Con ello se busca la seguridad: la seguridad de una tapia, de un techo, de un… ¿qué? Pero, sí: la seguridad de tener.

No, no es suficiente con el ver experiencial de fracasos, deterioros, corrupciones, robos, esclavitudes…: ese “modus vivendi” que cada vez se legaliza más y se maquilla más para que lo corrupto parezca legal, en el nombre de la ley de tal o cual.

Y en ese sentido se sitúa ese material materialista; en ese sentido se sitúa, bajo la ley del consumo: consumir y consumir…

Una adicción a lo hecho, a lo pertrecho. No importa. El consumo está perfectamente planeado para que lo que surja del trabajo, de la renta, de la posesión, vuelva de nuevo al redil del reclamo. “Vuelva de nuevo al redil del reclamo”.

Y en esa trama, ¿dónde… dónde y cómo esgrimir lo sensible? ¿Dónde, cómo… y bajo qué referencia exponer lo afectivo, lo atractivo, lo bello, lo emocional, lo fantástico, lo increíble, la belleza…?

La preocupación de lo preocupado precipita la consciencia hacia lo que se tiene; y según eso, lo que se vale; y según eso, lo seguro que se está.

Así que… es frecuente que, al llamar a orar, sí, se establezca un paréntesis momentáneo, emocional. Pero… luego, al volver a seguir andando, vuelve a mandar… ¡vuelve a mandar!… lo contable, lo medible.

El alma está transformada, ¡convertida en arma! Y con ello –sin duda- se genera poder, competencia… y violencia, en sus infinitas versiones.

 ¡Y estamos ahí, en todo eso!... Y por momentos el alma es ¡un hueso duro!... que atraganta; que razona, calcula e impone.

Atraganta el aliento. Y el respirar sediento… –¡sediento de amor!- no… no respira; apenas lo hace.

El atasco armado, al alma, es determinista, limitador. 

Se callan los versos… Se calla la canción… Se calla la emoción… 

Y con un “hola”, “perdona” y “adiós” –tres palabras-, se liquida la emoción.  

“Hola”“Perdona”“Adiós”. Apenas ese espacio.

El afán de la inteligencia para adueñarse de los ritmos de la Creación, haciéndolos consistentes, medibles, mesurables y posesivos… no permite –no- no permite ver el sutil anuncio de la tormenta, la frágil presencia del rocío, el suave anuncio del invierno. Ni siquiera el amanecer es un acontecer. Y el anochecer… una incómoda o rentable oportunidad. 

Re… reclama y remarca el Sentido Orante, con su Llamada, la urgente necesidad de rescatar el alma, del ¡arma! 

De hacernos ‘almados’… y así no habrá ocasión para disparar. De hacernos ‘almados’, y así no habrá oportunidad para agredir.

Y si mínimamente… almadamente contemplamos, la oferta de la materia –¡que es alma congelada!- dejará de ser el seductor señuelo hacia el alma inteligente, hábil, capaz.

No… no se cristalizaron las piedras, para cogerlas y lanzarlas los unos hacia los otros.

No, no se fueron instalando los bosques y las selvas, para arrasarlos… y hacerlos piensos.

Quizás no hace mucho –¡no hace mucho!-, todo esto podría pensarse que son exageraciones. Quizás. Pero ahora que la carestía se acerca y se manifiesta; ahora que el valor sube y sube, y el recurso no se tiene; ahora que “la duda razonable” sobre nuestra seguridad, se esfuma…, ahora quizás no sea exagerado advertir del lodo que envuelve cada huella. ¡Y que es preciso levitar… en consciencia!; diluir lo armado y ¡vibrar en lo almado! “Levitar en consciencia”. Porque el convencimiento, el razonamiento, el cálculo y lo lógico están a… “el acecho”, están acechando cualquier ilusión o fantasía.

El saber sin conocer, por el mero hecho de despertar –el saber sin conocer, por el mero hecho de despertar-, de llevar al cotidiano… estar, la amabilidad, el respeto, la contemplación, las maniobras en el hacer en busca de la impecabilidad, de la calidad; el admirar lo concretado con ánimo de impresión, impresionado, sin deseos de posesión… –¡ay!, ¡ay!- es posible. 

Es posible porque, el que más o el que menos, tiene atravesada el arma, y el suspiro del alma gime. Sí: gime de… ¡dolor!... Porque el amor se ha hecho consumo, interés, renta, ¡beneficio!… 

Y lo que es más grave: todo ello se ha sellado bajo el título de “normal”.

Y es así que la convivencia se hace guerra. El compartir se hace enfrentamiento. El proyecto común se hace distorsión.

¡Ay!... El vivir se hace así… tormento

Y el gesto se tuerce; la arruga aparece; la mueca es constante; la prisa desesperada es permanente. 

¡Ay!...

¡Ay!, de anhelo. 

¡Hay!... de haber. 

¡Ay!, de suspiro.

Que no soy cosa para consumir.

Que no soy cosa para provecharse, aprovecharme.

Que no soy cosa para… poseerme.

Que soy sutil apuesta del Misterio Creador.

¡Que soy presencia… almada, de un espíritu animador! 

¡Que el hecho de ser… se debe al Misterio Creador! 

Que el hecho de aún sensibilizarme y… promoverme como ave que vuela, como pez que nada, como planta que crece… 

Y a todo ello parece no importarle si tendrá o no tendrá, si seguro alcanzará…

Y ante tanta posesión segura, y ante tanta ansia de ¡control!… el alma se petrifica; se hace dura y… rompible. Siendo en su esencia irrompible, se hace rompible por su petrificación. Y al fracturarse y al romperse, ¡duele!, ¡se sufre!, se instaura la “normal” enfermedad. 

Y aparecen los remedios de materialidad… sin que se tenga consciencia de que se ha traído y se ha petrificado lo que no es de arribo, lo que no está contracturado, sino que está aliviado, aligerado, difuso, amplificado, generosamente enamorado.

Es preciso re-hacerse. El hacerse según lo que transcurre, se convierte en desecho, en residuos. 

Es preciso re-hacerse…; reinventarse en alma. Y quitar la costra del arma. 

Y re-hacerse es… en cada hacer –en cada hacer-, sentir… –“sentir”, de sentido almado, animado-… en cada hacer, sentir que estamos en un tránsito enamorado en el que, el servir en base a las dotes y las capacidades de cada cual, esté disponible; se esté dispuesto a estar sin renta, sin posesión. 

Re-hacerse. Rehacerse en la seguridad del viento; en la fuente, en el manantial y en el pozo.

Rehacerse, sabiendo que lo preciso y lo necesario estará; llegará…

Rehacerse en las virtudes de la sinceridad, de la claridad, de la transparencia…

Rehacerse, sabiendo que la oportunidad es permanente, es constante; que la Providencia ¡nos da!...; que el apoyo está. 

Pero en ello hay que ejercitarse.

Rehacerse, para no seguir igual. Para abandonar “lo normal”. Para aspirar lo que es el alma: ¡excepcional! Sin que ello implique egolatría ni idolatría ni importancia personal, sino tan solo un “ser y estar” de acuerdo a nuestra naturaleza, a nuestra providencia, a nuestro origen mantenido y entretenido: nuestro origen estelar.

¡Ay!, Misterio Creador… que relampaguea continuamente con cada nacer de Amor, con cada anochecer estrellado, ¡con cada sustento respirado y masticado!...

Es preciso el auxilio, que está ahí aguardando. Pero para ello, la humildad… la humildad sumisa al sentir claro y transparente, debe ejercitarse, debe expresarse.

Y que la preocupación deje de ser la ocupación permanente. Y dejar de… recoger por algún rincón o esquina… un beso furtivo de afecto, incluso de amor.

Que es más bien, por nuestra naturaleza, una instancia mantenida y sostenida de emoción; ¡no de posesión!

No es tarde. No existe el “demasiado tarde, muy tarde”. En los dones de la Creación no hay tiempo. El tiempo es una cuña que el hombre ha engendrado para dominar. 

Como decía el refrán: “Nunca es tarde si la dicha es buena”. Y es una advertencia para cuando el ser se siente alicaído e incapaz o impotente, y da por hecho los hechos, y en ellos se queda. Y piensa que es tarde, demasiado tarde, cuando resulta que… amanece permanentemente. Nunca es tarde.

Pero siempre hay que empezar. Porque vivir es un brote de eterna primavera. ¡No es un hecho accidental!

Porque ¡vivir!... es un suspiro eterno, enamorado.

“Porque vivir es un suspiro… eterno… enamorado.

***

PRAYER

The prayer we practice does not belong to any religion. We believe prayer can be a liberating and healing instrument. It is referenced in Creation and, without naming them, in the different Forces that animate us. Our belief that prayer is an essential element, led us to create a space dedicated exclusively to prayer: “The House of the Sound of Light” located in a farmhouse in the Basque Country, in the province of Vizcaya. There, prayer encounters and retreats are held.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Main centre of Neijing School
RADIO AND TV

RADIO AND TV

Our communication channel
FEMININE INSPIRATION

FEMININE INSPIRATION

Feminine Inspiration Association
HEADQUARTERS

HEADQUARTERS

Neijing Schools in the world