Desde la supuesta lejanía del Misterio Creador, a la evidente presencia de su acción… no hay distancias ni velocidades ni tiempos.

Hay constancias de necesitar la consciencia de sintonía… con ese Amor que nos recrea y crea cada día.

Un reclamo de Amor que nos implica fidelidad. Esa “fidelidad a lo revelado” que, sin pausa, permanentemente nos muestra el Misterio Creador. Su fidelidad hacia nuestro cuido es la referencia de nuestra fidelidad hacia nuestra acción, hacia nuestro proyecto, hacia nuestra ilusión, hacia nuestra fantasía, hacia nuestra dedicación, hacia nuestros ideales.

Una… una propuesta. Una propuesta y una apuesta… por la trascendencia. “Una propuesta y una apuesta por la trascendencia”. Y un desprenderse de la indolencia voluntaria, de la fácil decisión de voluntad, de facilidad…

Camina –la especie- ¡confiada en sus recursos!, en sus habilidades…; en sus aprendizajes y sus fáciles emociones.

Y camina en la consciencia personal, sintiéndose segura, como si fuera creador, creadora de su destino. Sí: ese libre albedrío que esgrime (en) cada decisión, ocurra lo que ocurra; que suele ser casi siempre lo mismo: confrontación, discusión, tensión, incomodidad…

En la medida en que el ser de humanidad abandona la trascendencia y se guía por su indolente libertad, entrará en el círculo de la decadencia, de la incomodidad, de la dejadez.

Y ¡el vivir!... ese acontecer increíble desde los paraísos existenciales, pasando por el paraíso terrestre suspendido, siguiendo por el paraíso o edén… de la consciencia amplificada, luego diluyéndose en lo reproductor… para saltar al Soplo Espiritual Sensible, ese que trasciende y está al servicio –sin servidumbre- de lo Eterno, todo ese proyecto de vida, de vivir, es el que está gravitando permanentemente sobre nosotros.

El secuestro fácil del libre albedrío da “el sesgo” a la unión del ser con toda su estirpe.

Y al principio, la voluntad, la decisión… parecen acompañar a esa aparente libertad, que luego se hace paulatinamente dependiente, insuficiente y esclavizadora.

Y de toda esa ascendencia y trascendencia…, toda ella se almacena en el olvido.

Es el cambio que ha hecho –en genérico- la humanidad: optar por su potencial de libertades –condicionadas todas; todas-. Optar por ellas. En cambio, temer por la liberación incondicional.

Es curioso: tanto pensar en ¡lo grande!... y surge el miedo a la trascendencia liberadora, y se opta por la libertad condicional.

Es algo a plantearse… cotidianamente.

No se trata de un detalle aplicable a un caso, o a este o al otro.

“El que tenga –como se decía- oídos para oír, se sentirá aludido”.

La Llamada Orante es para ¡todos!, y cada uno escucha… lo que le corresponde.

Las suertes, las casualidades, los imprevisibles… ¡ay!, “los lenguajes de lo Eterno”… no son lenguajes difíciles de interpretar. No. Requieren la humildad y la sumisión necesaria. Esa es la condición.

En cambio, si la actitud es desafiante, demandante, inteligente…, entonces no se ve ningún lenguaje; se ve la casualidad, se ve la gracia o la desgracia, lo que toca o lo que no toca… El simplismo interesado.

¿Es posible… –pregunta la Oración- es posible, es posible preguntarse e indagarse a propósito de la propia existencia… ¡y descubrirse y dejarse descubrir por la Creación, en sus dones! –que nos pone-?

¿Es posible sentirse privilegiado por seguir respirando, comiendo y anhelando, y saber que no es por nuestra capacidad…?

Que en la medida en que nos sentimos servidores de lo Eterno, intermediarios de la Bondad, es posible darse cuenta… ¡es posible darse cuenta de que el vivir y el transcurrir no es ir tropezando! Es ir allanando, amplificando, suavizando, ¡recreando!...

Por si hubiera dudas… hasta el Misterio Creador nos muestra un Universo expansivo, generador de continuos espacios, acelerando sus grandezas.

¡Y eso lo hemos podido captar… y lo hemos llegado a calcular! Pero parece que es algo que está ahí fuera y que no nos compromete.

“Parece que está ahí fuera y no nos compromete”… y es el lenguaje diáfano de las evidencias.

Rigor fiel de creencias, que sabe eludir –que sabe eludir- las apariencias.

Rigor fiel de evidencias, que sabe eludir las apariencias.

La humanidad, como especie, ya sabe de sobra –¿no?- cómo destruir. De sobra.

Cada individuo adulto sabe ya tocar la tecla de la destrucción.

Pero ¿y las otras teclas…? De la restitución, de la restauración, del remedio, del recurso, de la redención…

Esas teclas se usan poco.

Tan poco, que cada vez intervienen menos en las partituras, en la musicalidad de cada ser.

El Sentido Orante nos pregunta…:

¿Es tan difícil atreverse… atreverse a ser un fiel reflejo de la Creación, y entonar la melodía liberadora, y no la libertad condicional?

¡Claro que es posible! Está ahí… siempre. Un “siempre” de verdad. Un “siempre posible”.

Entre humanidades serviles y egocéntricas no hay rectificación; hay confrontación, huida y desespero. Y mientras, mientras todo eso ocurre, ¡ahí está, dispuesta y disponible!... la Creación, la trascendencia, la virtud, ¡el reclamo de nuestro instinto de santidad!...

La acogida complaciente siempre está dispuesta. ¡Al menos saberlo!... y no, aferrarse al destino personal de libertades condicionales: esas que siempre te apresan.

¡De nuevo!... de nuevo un nuevo ritmo se hace propuesta: Creer… Replantearse… Proyectarse hacia… lo Infinito, lo Eterno, lo Inmortal.

Entrar en otra dimensión. Sí: en otra dimensión. Dejar, desprenderse ya de la llamada “realidad”…

Entrar en la otra dimensión, en base al creer, que supone fe…; que supone esperanza complaciente.

Replantarse, replantearse… como árbol que no se siente a gusto en su lugar y busca –quedándose aparentemente seco- otros espacios. No otras “realidades”. Otras “dimensiones”.

La Llamada Orante nos llama hacia esas dimensiones del creer enamorado, del saberse… fruto en continua renovación.

Recapacitarse… ¡Amplificar nuestras capacidades! Dar… dar vía libre a nuestros talentos. Ser una expresión viviente de proyectos ¡nuevos, capacitantes y capacitadores!

¡Otra dimensión, sí!

“La realidad”, esa que el ser ha gestado por el miedo a liberarse, secuestrándose, no es la dimensión que nos reclama la Oración. No.

Dimensionarnos en el Creer, en la Recapacitación, en el Replanteamiento, en las Proyecciones, supone desprenderse de la realidad esclavizante de los sentidos, las voluntades, los logros…

Supone no repetir… lo que ya se mostró caduco.

¿Acaso la inversión Creadora sobre cada ser… se hace para que tropiece…? ¿O más bien, ante el primer tropiezo, se debería aprender para saber del camino llano y pleno, liberador? Ese que hace posible cualquier necesidad. Ese que nos pregunta:

.- ¿Qué quieres?

.- Esto.

.- ¡Bien!

.- Lo otro.

.- ¡Bien!

.- Aquello.

.- ¡Bien!

Puede llamarse “mágico”; puede llamarse “fantástico”…

Dimensión Creadora que habilita todos los proyectos.

Y es curioso. Sí, es curioso ¡todo el esfuerzo que hace el ser por repetir, insistir, tropezar, contrariarse!... Y es curioso, sí, el mínimo esfuerzo que le pide la Creación para entrar hacia el liberarse, hacia el creer, hacia el creerse recreado y creado permanentemente.

Nos aguardan en esa “Comunión de Amantes”. Nos aguardan en ese “Orgasmo sostenido y mantenido”… que supone el estar en el sentido liberador, sin la codicia de la posesión, sin la ambición de la individualidad…; con un despertar dimensionado… y ciertamente posibilitante de cualquier realización.

Amen…

***

PRAYER

The prayer we practice does not belong to any religion. We believe prayer can be a liberating and healing instrument. It is referenced in Creation and, without naming them, in the different Forces that animate us. Our belief that prayer is an essential element, led us to create a space dedicated exclusively to prayer: “The House of the Sound of Light” located in a farmhouse in the Basque Country, in the province of Vizcaya. There, prayer encounters and retreats are held.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Main centre of Neijing School
RADIO AND TV

RADIO AND TV

Our communication channel
FEMININE INSPIRATION

FEMININE INSPIRATION

Feminine Inspiration Association
HEADQUARTERS

HEADQUARTERS

Neijing Schools in the world