Descubrirme

 

El silencio... es el sustento del sonido. 

Y en él se gestan... las palabras.

“El sentido”. 

 

Con el silencio, se escucha. 

 

Desde el silencio, la respuesta a la escucha… es evidente.

 

Nada sobra ni falta… Hay lo que debe haber.

 

Si la escucha no es prejuiciosa..., el coloquio se hace fecundo...; el compartir se hace obvio...; y la colaboración, necesaria.

 

Quien anda con las quejas, siempre cojea. A quien anda con las esperanzas, le sobran las piernas.

 

El mirar siempre condena. El ver siempre descubre.

 

Cuando la queja es exigente, el auxilio es... deficiente.

 

Y la vigilia es atención... haciéndose disponible a la alerta. 

 

Con ello se transcurre... en el humor, en el respeto, en el compartir y en el… descubrir

Y así se evita la necesidad de la alarma.

 

¡Atentos!...

 

Ocupados en los logros, ocupados en las posesiones, ocupados en las pertenencias, ocupados en las ganancias, ocupados en las seguridades, ocupados en las justicias, ocupados en las verdades… el ser contemporáneo está ocupado

Se ha llenado de sí mismo.

 

Y, en consecuencia, siempre está... en ese borde y en ese límite de la explosión. 

Una explosión de rabia... una explosión de violencia, o una explosión de desespero, o una explosión de huida, o una explosión de tristeza, o una explosión de manías. 

Y es así como aumentan y se incrementan progresivamente las discapacidades cognitivas...; las egoístas posesiones...; las vulgaridades permanentes.

El respeto se hace... ¡raro! Y la amabilidad, ausente. Cuando aparece casualmente, es como un tesoro. 

 

Pareciera por momentos que el mundo ¡se acaba!, y hay que recoger... lo que aún queda, no vayamos a quedarnos sin nada.

 

¿Será útil descargarse de preocupaciones?

¿Será urgente... abrirse a las vacuidades?

¿Será perentorio testimoniar... las creencias en amores?

 

Y en la medida en que se responde a estas cuestiones, amplificamos nuestras visiones...: esas percepciones que en término genérico se llaman “visiones”; esas percepciones que nos hacen sintonizar... diferentes momentos, circunstancias y aconteceres. Y así, sentir y descubrir por dónde nos llevan y dónde estamos.

 

 

 Y al llamarnos a orar con dictámenes y sentencias, nos tratan de mostrar un recorrido, unas marcas, para que el transcurso se realice por los senderos del corazón. 

Para que seamos útiles auxilios... y prósperos en ofrendas y disposiciones.

Para que nos situemos en una vibración de consciencia, inspiradora, descubridora, alentadora.

 

 

 Y podría decirse que la vigilia de este día... tiene los aditamentos necesarios para descubrir...; para descubrir las auténticas y sentidas versiones de nuestras posiciones, de nuestras dedicaciones, de nuestras acciones.

 

“Descubrirme”.

***

 

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo