Y es más que probable –lo cual es buena noticia- que el ser de humanidad se cuestione su capacidad de PODER.

Hasta ahora –de “este ahora”- el sentido del poder era… –globalmente hablando- era imparable. Era imparable y… el propio poder no ofrecía dudas sobre su hegemonía. Pero he aquí que, bien sea porque el propio poder lo ha orquestado, bien sea porque el estilo –quizás sea eso-… el estilo de vivir poderoso se ha resquebrajado, bien sea porque el propio poder humano, al comunicarse, se haya equivocado, lo cierto es que el pánico se ha instaurado.

Si ya hace tiempo nos iban –el poder- nos iban recortando las libertades “por seguridades” –¿seguridades?- ahora… probablemente en un primer momento se acepte que se está dispuesto a dar todas las libertades a cambio de tener seguridades.

Pero ¿qué tipo de seguridades? Y es aquí donde entramos en lo excepcional. Al contemplar el ser de humanidad ese cambio, ese trueque de libertades, por seguridades, al contemplar las seguridades, se da cuenta de que no son seguras.

¡Ah!

Que no le aseguran. Sí que son mejores que ¡tantas libertades!, pero no son seguras.

Quizás, más –¡puf!, por decir “cuantitativa y cualitativamente”, según la historia-, más que nunca –nunca, ¡uf!-… más que nunca, la vida pende de un hilo.

.- ¿Cómo, cómo? Pero eso se aplicaba a cuando alguien estaba grave, le había pasado un accidente… 

.- Sí. Y sigue pasando. Pero, ahora, la idea y la vivencia es que, estando de cualquier forma, tu vida pende de un hilo. Y no puedes asegurarla con más hilos: un hilo.

“¿Y cuál es ese hilo?” –se pregunta el ser-. Y aquí es donde entra el Sentido Orante.

¡Ah! La humanidad se tenía pergeñado todo un fisiologismo organicista, estructurado, explicativo, racional, lógico. Y en todo ello fue poco a poco metiendo variables: este se cayó del caballo, aquel tropezó y no se dio cuenta, el otro se olvidó y se golpeó, aquel empezó con mareos, el otro no despertó y… y ¿qué pasa? ¿Qué está pasando?

Claro, cuando no había suficiente sapiencia, la explicación era… “Bueno, es voluntad de Dios. ÉL es el hilo. O Él es el que sostiene el hilo”.

Pero con el paso del tiempo, sí, el conocimiento de humanidad del fisiologismo, del comportamiento, se fue haciendo fuerte y poderoso: barreras, pistolas, antibióticos, cirugías… Todo iba en pos de las seguridades.

Ya, el ejercer la libertad así… ”que sea lo que Dios quiera”, no. Será lo que nosotros queramos. Voilà… voilà… 

¿Y esto que está ocurriendo es lo que nosotros queremos?

El preponderante, el soberbio, el orgullo, el demandante… ¿esto es lo que querían? ¿Encerrarse, aislarse, distanciarse, desconfiarse, dudarse…?

No. No es lo que quería. Quería “adueñarse” de toda la sabiduría, de todo el conocimiento, de todo el instante de vida. Quería tener todos los hilos de las seguridades. Salvo excepciones, nunca le interesaron las libertades. ¡Eran un riesgo! ¡Ah, sí! Se perdía el dominio, se perdía el control. Un ser libre es capaz de cualquier acción. Un ser seguro tiene garantizadas sus acciones, estudiadas sus reacciones.

Ese “miedo a la libertad”, que se escribió, es rigurosamente cierto.

¿Jugar a ser libre, con la que está cayendo? –diría el refrán-. No. Hay que jugar sobre seguro. 

Cuando el juego es “sobre seguro”, no es un juego.

¡La calidad del juego se mide por su imprevisibilidad!

Y así se fueron desarrollando sociedades, en busca de lo seguro: un trabajo seguro, un matrimonio seguro, unos futuros seguros, una segura jubilación, un seguro de propiedad, un seguro de accidentes… ¡El seguro del seguro!

Pero, visto y no visto, los seguros se arruinaron. Y todos –la gran mayoría- se asustaron.

Y la única gran y maravillosa idea del seguro era encerrarse, enclaustrarse… pensando que así la vida dependería del techo, de la puerta, de la ventana. Sí, algo de “un hilo” se le vino a la cabeza, pero… pero era rechazado.

Pero es posible que, ahora, cada vez haya más –en pequeño, más en pequeña consciencia- de que “eso del hilo va a ser verdad”.

Pareciera como si, al ignorar el hilo, lo enredara y se rompiera. “A ojo de buen cubero” –decía el dicho; es decir, “a vista de pájaro”-, ¡la vida es lo más seguro que hay en la vida! Jejeje.

La vida… En la definición no puede entrar lo definido, pero, no obstante, la vida es lo más seguro que hay en la vida. ¡Oh! ¡Oh!

.- Además, hemos avanzado mucho en seguridad. Cada vez se vive más y se reproducen menos… 

.- ¡Oh!... ¿Y eso es un avance?

Sí. Se descubre que se vive más, pero… con una dependencia… muy insegura.

La resultante, y lo que nos reclama el Sentido Orante es que –como si hablara a través del hilo- la vida, en la consciencia del ser, ha puesto en evidencia que, con su forma de estar y de ejercer esa vida, se pone de manifiesto su fragilidad… ¡in-men-sa!

Y que seguramente –esto ya es para mucha minoría; esto es para una minoría, o esto lo piensa solamente una minoría-, si ejerciera libertariamente, ¡liberadoramente!, su acción de vida, ni siquiera precisaría del concepto de seguridad. En sí mismo, el ejercicio libertario le daría todo tipo de garantías.

Pero ese estilo, que se ha ejercido casi en excepciones –o quizás un poco más-, ha sido rechazado, ha sido considerado irresponsable, peligroso, malo.

“El control de las libertades nos producirá la suficiente seguridad como para no equivocarnos”. Por ejemplo. Podría ser una frase. 

“El control de las libertades…”. ¡Es que las libertades no pueden estar bajo el nivel de control!

Sí, eso es teóricamente cierto, pero prácticamente –y no es nuevo-, las libertades son secuestradas, alienadas, maquilladas por pequeños poderes, consumos, placeres… y en última instancia –lo de última es un recurso verbal-… y, en última instancia, aceptar que, ¡bueno!, todo tiene un principio, un desarrollo y un final.

Sí, se pende de un hilo; el cual se hace más o menos vigoroso de acuerdo con los índices de soberbia y de vanidad que el sujeto desarrolle. Esto parece ser una sentencia muy de carácter definitorio, pero es simplemente un resumen. 

En la medida en que el ser se ejercita en sus libertades –¡que no son suyas!, que se las da la propia vida, la Creación- y reconoce su origen, y eso le hace ser sumiso… a la Creación, humilde… a la propia vida y… creyente… 

Pero un creyente “en consciencia, de su proyecto”, el cual ya viene escrito, quizás en algún rincón del genoma, o extra ‘genomáticamente’ en el genoma del alma: esa que da tanto miedo aceptarla; esa que da el aliento vital; esa que sostiene nuestros huesos, asegura nuestra sangre, y permite el Amar.

Sí. En la medida en que ese ser ejercita su vivir, según sus principios… –que no son suyos, sino son principios de vida, de origen misterioso, pero que nos movilizan, nos ejercitan en el Amar-, y en la medida en que somos expresión de todo ello, el hilo se hace fuerte, se hace vigoroso. Se pierde la consciencia de fragilidad. 

Tampoco esto supone una posición segura y poderosa. ¡No! No está en ese discurrir. No está en ese discurrir mental. Está en el hilo de Amar. Y eso implica el respeto de cada movimiento, el respeto de cada instante; el cuidado de cada acción; la creativa improvisación de saludable intención.

Eso implica que todo es posible, probable. Que la NADA alberga la infinitud. Y por ende, no… no poseo ninguna posición.

¿Será que… más que llegar, se está gestando una ocasión insólita? Que –sí- ahora, para garantizar el poder, se dice que ya se avisaba, que ya se sospechaba, que ya se… 

Pero ¿será que… –hay que insistir- que esta oportunidad va más allá de nuestros errores como civilización, como proceso de humanidad, y nos plantea, a través del Sentido Orante, la necesidad de filiarnos, de referenciarnos a través de ese hilo invisible, a través de esa oración impredecible, a través de esa meditación precisa, y a través de un hacer contemplativo que expande nuestra consciencia, que nos sitúa en el abismo de la Creación, sin caernos?

¿Será que estamos en ese momento? Hay que preguntárselo: ¿Será que estamos en ese momento, como especie y como persona a persona…?

Nos llama la Creación a ‘levitarnos’ de lo vulgar, a ejercitarnos en lo sutil, a relacionarnos en la pulcritud, a respetarnos en nuestra singularidad. 

A hacernos “sinfines”; sin fines en la convivencia, en el proyecto, en el ideal…

Sin arrogancia, sin acidez, sin prejuicio, sin ataques.

Sólo con el ánima del alma ‘almada’, desarmada, liberada.

***

ORACIÓN

La prière que nous réalisons est une prière qui n’est circonscrite à aucune religion. Nous croyons que la prière peut être un instrument Libérateur et Guérissant. La prière a comme référence la Création, les différentes Forces qui nous animent sans leur donner un nom. La croyance que la Prière est un élément indispensable pour nous, elle nous a amené à créer un espace qui lui est exclusivement dédié : « La Maison du Son de la Lumière », c’est un lieu situé dans le Pays Basque, à Vizcaya, dans un hameau. Là bas se réalisent des journées de retraite. « La Maison du Son de la Lumière » ARGI DOINU ETXEA se trouve dans la localité de Ea, Vizcaya (Pays Basque Espagnol). C’est un espace ouvert aux élèves de l’Ecole Neijing, lesquels peuvent demeurer sur place de 1 à 5 jours.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Siège central de l'École Neijing
RADIO ET TELEVISION

RADIO ET TELEVISION

Notre chaîne de communication
INSPIRATION FEMENINE

INSPIRATION FEMENINE

Association Inspiration Femenine
SIÈGES

SIÈGES

Les écoles Neijing dans le monde