Una Consciencia Secuestradora De Nuestra Presencia En La Creación

 

Y en la medida en que el ser de humanidad va… ¿descubriendo?, ¿aprendiendo?..., en cualquier caso, teniendo una versión de… el transcurrir de la vida, se vuelve progresivamente hacia una consciencia autónoma, hacia una consciencia de secuestro hacia lo que sabe, hacia lo que conoce, hacia lo que aprende, hacia lo que descubre. Y ello tiende a llenar el transcurso de sus días; si bien –si bien-, con criterios de evolución, se percata de que sus descubrimientos, sus aciertos… no tienen un carácter permanente, sino que cambian. O quizás es que nunca fueran así, como se vieron. Pero cada vez que se ven de otra forma, es esa la que impera y la que secuestra; de tal forma que la consciencia cotidiana se hace un gueto de relaciones, normas, leyes, costumbres, hábitos, manías, ¡ajeno!... –un gueto ajeno- a su presencia como… entidad viva en un Universo.

Podríamos poner el símil o la imagen semejante a… a la observación en un laboratorio: cuando se toma una muestra, o cuando se somete a algún animal a algún experimento, no se tiene en cuenta –porque no se sabe cuantificar- la influencia que tiene el sacar de su medio a lo observado, a lo investigado; y que, en consecuencia, va a cambiar y va a modificar su auténtica estructura.

No obstante, el ser se siente conformado, contento y descubridor.

Así que se podría decir que somos habitantes de un laboratorio, en el que nosotros mismos nos secuestramos de la vida que nos correspondiera, que nos corresponde, que nos sería propia, y nos sometemos a unas condiciones, a veces caprichosas, y otras… de pura curiosidad, pero sin la intención necesariamente amorosa que debería tener esa facultad: lo curioso.

El Sentido Orante nos advierte de cómo el ser secuestra, se secuestra… de un Universo capacitador, facilitador, generador, origen de su mismidad. Y en consecuencia, al estar separado, todas las deducciones que en principio se obtengan… son erróneas.

Pero la situación se hace grave cuando la mayoría de la mayoría están en esa posición, y no se hacen conscientes, no toman posición y alerta ante una vivencia errónea, sino que se manejan con ese error; se estructuran con el error.

El Sentido Orante advierte de esa desconexión. Y es la función –una de ellas- de la Oración, sintonizar al ser con su Creación, con la Creación, con lo creado; y que, así, sea capaz de investigar su estar, su hacer, su desarrollo, en el contexto… ¡en el contexto de esa universalidad!… y no en el secuestro de un laboratorio.

Y es así como realmente podríamos salir del error y, de paso, del terror, del horror, del miedo, del ‘deshumor’… y entrar en la visión de un creyente ignorante, en la que lo que aprende, descubre, curiosea e inspecciona… no es más que un reflejo de lo que en verdad es.

Y consecuentemente, en nuestro vivir –bajo la influencia de lo que nos comunica con la Creación: la Oración-, hagamos de ese vivir un desarrollo en el que siempre… –palabra demasiado eterna- se aplique el recuerdo, al menos, de que nuestros parámetros habituales –en los que vivimos- no son los ciertos, sino que son parámetros manejados, manipulados, y obtenidos del secuestro de la idea de la presencia del hombre en el seno de una Creación.

Así, la oración nos descubre nuestra petulancia, nuestra vanidad, nuestro egocentrismo, nuestra soberbia… Y en la medida en que esos factores se diluyen, aunque indudablemente incrementen nuestra ignorancia, sí nos sitúan ante la capacidad de recrearnos e interpretarnos de manera universal, de forma creativa, con actitud de misterio, con la sorpresa consiguiente, con el imprevisto acontecer ¡y la necesidad de su lectura!

Empezar a aprender el lenguaje de la casualidad, de la suerte, de la fortuna, de lo imprevisible: ¡lenguajes de la Creación!... sobre los que tenemos una capacitación para escuchar y descubrir.

¡Claro! No podemos ponerlo en el laboratorio. No podemos secuestrar el lenguaje del Misterio. Pero podemos vivirlo e interpretarlo.

Habitualmente, ante este planteamiento orante, el ser pronto rehúsa aprender ese lenguaje, esa llamada que se le hace, por… porque no puede dominarlo, porque no puede controlarlo, porque no está de acuerdo.

Ni siquiera se siente de acuerdo, a veces, con el amanecer y el atardecer. Ni siquiera a veces está de acuerdo con que el alma calma su sed… con una sonrisa.

Es como una batalla de desacuerdos permanentes, en los que el poder del secuestro termina convenciéndole –porque lo domina-, y el miedo libertario a la ignorancia –desde la óptica del saber poderoso- no le permite abrirse a otras perspectivas. Así que habitualmente se abandona.

Pero, si nos llaman a orar –y en ello estamos, y en ello nos descubrimos en una posición-, es para que, de forma habitual –habitual, habitual, habitual-, ante cada situación en la que manejemos certeza, seguridad, ley, orden, verdad –ante cada una de esas situaciones-, nos replanteemos cuál sería la versión real de la opinión que tengo… sobre mi hija, sobre mi perro…

En el hábito de “re-visar” –en el sentido de visionar de nuevo cualquier posición que haya sido aprendida, estudiada, heredada, impuesta o teóricamente propia-, en cuanto ponemos la lupa de que pertenecemos a una Creación, las conclusiones y el comportamiento van a cambiar.

Sí; porque la perspectiva con la que se observe nos da otra versión. Quizás no muy entendible; quizás algo difusa. Seguramente. Pero ya estaremos desencajándonos del anclaje del secuestro. Ya no consideraremos a nuestro secuestrador como “bueno”, como “inteligente”, como “capaz”, “en definitiva vivo gracias a él”, etc., etc., sino que empezaré a darme cuenta de mis ataduras; y de cómo las he hecho placenteras, cómo admiro a mi secuestrador –que soy yo mismo, que es mi sociedad, que es mi cultura, que es mi… “mi”, “mi”-, y qué poco he dejado entrar la luz del amanecer, y he permanecido en la penumbra… afirmando que ¡eso es lo que se debe ver!

Ejercitar lo orante en el cotidiano hacer… es la verdadera esencia del creyente.

***

 

TIAN

TIAN

Neijing skolan huvudskola
RADIO OCH TV

RADIO OCH TV

Vår kommunikationskanal
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Feminin Inspiration Association
SKOLOR

SKOLOR

Neijing skolor i världen